Sobrevivir al Cibercrimen

sobrevivir al Cibercrimen

Claves para sobrevivir al Cibercrimen

El conocimiento es la mejor arma

Casi 400 millones de personas al año sufren las consecuencias del cibercrimen.

¿Pero también sabes qué cosas se pueden hacer en tu móvil que realmente te harán tener más éxito?

Con frecuencia, los ataques se lanzan mediante sitios web, que a veces son legítimos pero previamente han sido víctimas de hacking u otras técnicas de infiltración. En consecuencia, corren peligro tanto los propios internautas como la reputación de las empresas, así que todo propietario de un sitio web tiene que conocer los riesgos del cibercrimen y saber cómo evitarlos.

Cómo funcionan los robos de identidad y el phishing

El robo de identidad, que va desde la apropiación de un número de tarjeta de crédito hasta la usurpación completa de la identidad online de una persona, es una de las formas más insidiosas de cibercrimen.
El phishing consiste en lograr que la víctima haga clic en un mensaje de correo electrónico, en las redes sociales o en un sitio web que parece legítimo. A continuación llegará a un sitio web falso idéntico al auténtico (perteneciente a un banco, una red social o cualquier otra entidad) en el que escribirá sus datos de acceso, sin sospechar que de este modo se los está facilitando a los delincuentes.
Cómo funcionan las botnets
Una botnet es un conjunto de ordenadores en los que se ha instalado malware, por lo general sin que se enteren los usuarios, con el objetivo de lograr que ejecuten cierto software. Como método de captación, es habitual lanzar ataques con descargas no autorizadas cuando los usuarios visitan los sitios web infectados.
Cada botnet puede estar formada por miles o incluso decenas de miles de equipos. Los operadores de las botnets las utilizan para:
enviar spam (correo no deseado) a gran escala;
alojar sitios web de phishing;
explorar ordenadores y sitios web legítimos mediante kits de herramientas de ataque;
hacer clic en anuncios publicitarios que generan ingresos de forma fraudulenta;
lanzar ataques de negación de servicio, que impiden a los internautas utilizar ciertos servicios online.
Gracias a las botnets, los delincuentes disponen de una capacidad de procesamiento y una conectividad enormes, lo que les permite enviar millones de mensajes de spam o infectar millones de ordenadores en una hora.

INFECCIONES: EL ALARMANTE COSTE REAL DE LOS ROBOS DE DATOS
Una vez han logrado infiltrarse en un sitio web, los ciberdelincuentes lo utilizan para hacer dinero (muchas veces, grandes cantidades de dinero).
Por ejemplo, a veces instalan spyware en los equipos de los internautas con el objetivo de acceder a datos personales, como números de tarjeta de crédito. El programa de instalación se oculta en páginas web normales, así que suele ser imposible descubrirlo a menos que se cuente con un software de seguridad adecuado. Otra posibilidad consiste en redirigir a los visitantes del sitio web a otro lugar sin que se den cuenta o cambiar el contenido de dicho sitio.
La gravedad del cibercrimen
El cibercrimen es un problema grave para los propietarios de sitios web, pero también para la economía en su conjunto. Constituye una especie de falso impuesto al comercio online que reporta a los delincuentes hasta 83 000 millones de euros al año, según el informe sobre crimen cibernético de Norton de 20137. Se registran más de un millón de víctimas al día, cada una de las cuales pierde 220 € por término medio.
¿Qué significa esto en la práctica? Cuatro de cada diez internautas han sufrido ataques de distinto tipo (malware, virus, hacking, estafas, fraudes y robos), con las siguientes consecuencias:
Han dedicado horas a intentar reparar el equipo, por ejemplo para eliminar un virus
Han tenido que pagar a los defraudadores para desblo quear su equipo, infectado con ransomware.
Han pasado meses tratando de resolver las consecuencias de un robo de identidad, pues los delincuentes la habían utilizado para clonar tarjetas de crédito, solicitar préstamos y empañar su historial de crédito.
El equipo atacado ha entrado en la botnet del delincuente y se ha convertido en un ordenador esclavo oculto (consulte la sección «Cómo funcionan las botnets»).
A mayor escala, estos ataques llevan a una pérdida de confianza en Internet, lo cual se traduce en una menor libertad a la hora de decidir y actuar.

Quien está en línea

Hay 30 invitados y ningún miembro en línea